CONSULTA JURIDICA
Volver

MUTUALEX CONSULTA ABRIL 2022

¿Hay un beneficio económico para el cónyuge viudo, tras el fallecimiento de la cónyuge del causante con quien compartía la pensión de viudedad?

Para poder dar contestación a esta consulta, partiremos del análisis de un supuesto de hecho concreto que ha sido resuelto recientemente por el Supremo en su sentencia 9 de febrero de 2022 (STS 544/2022). El mismo, además de hacer un repaso de la evolución en la regulación de la pensión de viudedad, mantiene que, si  el cónyuge viudo tiene un derecho pleno a la prestación de viudedad solo minorado por la concurrencia de otro beneficiario, es lógico contemplar que la desaparición de este último reactive  (que no acrezca) aquel derecho en toda su integridad.

Supuesto de hecho:

El señor Y se casa con la señora X en el año 73, divorciándose de ella en el año 86 (23 años de matrimonio). Tres años más tarde, en el año 89, el señor Y se casa con la señora Z, y 7 años después el señor Y fallece. 

En atención a la duración de ambos vínculos matrimoniales, y aplicando la normativa vigente, el reparto resultante de la pensión de viudedad se establece en un 30,27 % para la viuda señora Z; y un 69,73% para la señora X, con quien el señor Y mantuvo un vínculo matrimonial de mayor duración. 

En el año 2017 fallece la señora X, momento en el que la señora Z decide solicitar el reconocimiento de la integridad de su pensión, al entender que desaparecida la persona con quien compartía la prestación, esta le corresponde en su integridad.

El INSS deniega la solicitud de la señora Z al entender que el acrecimiento solo está previsto para otros supuestos, como el de orfandad no para la viudedad.

Interpuesta demanda el juzgado de lo social admite la demanda y reconoce a la señora Z el derecho a la pensión íntegra, concretamente al 52 % en esa fecha. Señala que al cónyuge viudo le corresponde la pensión íntegra, solo minorada si otra persona posee un derecho proporcional a su cobro, entendiendo que el hecho de no reconocérselo, implicaría dejar de abonar parte de la pensión que percibía la primera cónyuge, lo que comportaría un enriquecimiento injusto por parte de la Entidad Gestora. Recurrida en suplicación, la Sala de lo Social revoca la sentencia de instancia, al entender que no existe una normativa específica o jurisprudencia que permita un acrecimiento de la pensión de viudedad, a diferencia de lo que sucede con otras pensiones como la de orfandad.

Partiendo del artº. 174.2 de la LGSS, que establece que la persona viuda es titular de una pensión íntegra y solo en la medida en que concurra con otra beneficiaria le será minorada su cuantía, lo que está en juego es si la cuantía integra de la pensión de viudedad que percibiría la viuda de no concurrir con otra beneficiaria, se reactiva cuando desaparece el derecho de esta segunda persona.

El Tribunal Supremo, partiendo de que no existe una regulación específica para solucionar este supuesto de hecho concreto, concluye que la solución dada en instancia no supone incrementar el importe de una pensión por encima de su propia cuantía, sino que aquella recupere la cuantía que legalmente le habría correspondido de no haber tenido que ser compartida.

Por tanto, no se trata de un verdadero acrecimiento ya que, para que exista tal, el derecho de quien se beneficia del mismo resulta incrementado respecto de lo que originariamente le corresponde. Sin embargo, en este caso se restablece el derecho en su dimensión originaria, esto es, la viuda recupera el monto querido por el legislador para los casos en que no ha de compartirse la pensión con nadie. 

María José Marcilla


Letrada de la Asesoría Jurídica de Mutualia 

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas.

OK