CONSULTA JURIDICA
Volver

MUTUALEX CONSULTA MAYO 2022

¿Cuándo empieza a contar el «Dies a quo» para el cómputo del plazo de caducidad de la acción de despido en el caso de los trabajadores fijos discontinuos, no llamados por la empresa al comenzar la temporada, cuando se hallan en situación de incapacidad temporal? 

La persona trabajadora fija discontinua que se encuentra en situación de incapacidad temporal (en adelante IT) y no es llamada por la empresa al empezar la temporada, ,¿puede ejercitar la acción de despido una vez le hayan dado el alta médica?

La cuestión planteada tendrá diferente respuesta en función de cuándo haya tenido conocimiento el trabajador de que no ha sido llamado por la empresa para empezar la temporada. Es decir, fijar el día a partir del cual pudo ejercitar la acción de despido lo que requiere determinar el “Dies a quo” para computar el plazo de caducidad de la acción.

A la luz de la reciente sentencia del Tribunal Supremo de 20 de enero de 2022, que resuelve un tema similar al caso que se nos consulta, adelantamos que el plazo para reclamar por despido se inicia en el momento en el que el trabajador, aunque se encuentra en IT, conoce que no ha sido llamado al reanudarse la actividad por parte de la empresa ya que esta situación de encontrarse en IT no exonera a la empresa de retomar la relación laboral.

El supuesto de hecho que analiza la citada sentencia del Supremo se trata de una trabajadora que había suscrito diferentes contratos para obra o servicio determinado con una duración coincidente con el curso escolar, iniciando un proceso de IT que concluye durante el siguiente curso. Tras el alta, la trabajadora solicita la reincorporación a su trabajo, siendo denegada dicha solicitud por la empresa al considerar que el contrato para obra o servicio determinado ya se había extinguido cuando acabó el curso escolar anterior, y de hecho la trabajadora había firmado el finiquito no procediendo por tanto reincorporación alguna.

La normativa a analizar sería la siguiente:

Artículo 16.2 del ET 

«los trabajadores fijos discontinuos serán llamados en el orden y la forma que se determine en los respectivos convenios colectivos, pudiendo el trabajador, en caso de incumplimiento, reclamar el procedimiento de despido ante la jurisdicción social, iniciándose el plazo para ello desde el momento en que tuviese conocimiento de la falta de convocatoria«.

Artículo 45.1 del ET 

«el contrato de trabajo podrá suspenderse por las siguientes causas: … c) incapacidad temporal de los trabajadores”.

Artículo 59.3 del ET

«el ejercicio de la acción contra el despido o resolución de contratos temporales caducará a los 20 días siguientes de aquel en que se hubiera producido. Los días serán hábiles y el plazo de caducidad a todos los efectos. El plazo de caducidad quedara interrumpido por la presentación de la solicitud de conciliación ante el órgano público de mediación arbitraje y conciliación.» 

La Sala, en su sentencia, además de hacer un repaso de la evolución doctrinal relativa a la caducidad de la acción de despido en trabajadores fijos discontinuos, analiza en primer lugar el propio instituto de la caducidad, afirmando que la misma debe ser apreciada de forma razonada y no arbitraria. Argumenta que es necesario para apreciarla, que la empresa manifieste su voluntad extintiva mediante una conducta inequívoca, expresada mediante actos claros y concluyentes sin que pueda atribuirse este efecto a las actuaciones ambiguas, pues la caducidad es una medida excepcional. 

En cuanto al «Dies a quo«, manifiesta la sala que el día inicial del plazo de caducidad de la acción de despido, cuando el trabajador fijo discontinuo está en situación de IT y la empresa no le ha llamado al comienzo de la campaña, se inicia en cuanto este tiene conocimiento de que no ha sido llamado y no cuando, tras el alta médica, el empresario no acepta la reincorporación al trabajo solicitada por el trabajador. 

Es cierto que el trabajador se encuentra en IT, con el contrato suspendido, y que en esa situación no son exigibles las obligaciones de las partes, en relación con la prestación de servicios y pago de salarios, pero ello, como ya señalado la sala, no exonera a la empresa de retomar la relación laboral en la situación en la que se encuentre, ya sea de actividad mediante la incorporación del trabajador, o de inactividad por estar en IT, pero con obligaciones en materia de Seguridad Social propias de dicha situación. 

Por ello, si la empresa no procede al llamamiento del trabajador, aunque se encuentra en IT, incurre en un incumplimiento a partir del cual el trabajador puede reclamar por despido, iniciándose por tanto el plazo de caducidad.

Esta falta de llamamiento, al constituir una obligación empresarial, se ha de entender como una manifestación de una voluntad extintiva de la relación laboral, habiendo establecido el legislador en el mencionado  artículo 16.2, cuál es el día inicial del plazo para demandar por despido, sin excepción o singularidad  alguna para las situaciones de IT, por lo que a la vista de lo establecido por el legislador, quien no ha realizado excepción o singularidad de alguna para situaciones de IT, no cabe interpretar que en  dichas situaciones ese cómputo deba realizarse de forma diferente.

A modo de conclusión y a la vista de la previsión realizada por el artículo 16 de ET, el trabajador fijo​ discontinuo, si al inicio de la campaña no ha sido llamado por la empresa para retomar la relación laboral, puede plantear demanda por despido sin necesidad de esperar al alta médica, comenzando el «Dies a quo» de los 20 días para la acción de despido, a partir del día que tiene conocimiento de que no ha sido llamado.

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas.

OK