¿Despido de una trabajadora en período gestante ?

EXTINCIÓN DEL CONTRATO DE TRABAJO DE TRABAJADORAS EMBARAZADAS POR NO SUPERACIÓN DEL PERÍODO DE PRUEBA A LA LUZ DEL LA LEY 6/2019, DE 1 DE MARZO, DE MEDIDAS URGENTES PARA GARANTÍA DE LA IGUALDAD DE TRATO Y DE OPORTUNIDADES ENTRE MUJERES Y HOMBRES EN EL EMPLEO Y LA OCUPACIÓN.

Como bien es sabido, por regla general el despido de una trabajadora en período gestante sólo permite dos posibilidades: o bien su declaración de procedencia por razones disciplinarias, o bien su declaración de nulidad, no siendo posible su declaración de improcedencia salvaguardando su efecto extintivo una vez retribuida la correspondiente indemnización.

Dicho estado de cosas proviene de la modificación introducida por el art. 7 de la Ley 39/1999, de 5 de noviembre, en el apartado 5 del artículo 55 del Estatuto de los Trabajadores, previéndose por primera vez como causa de nulidad del despido el que éste se produzca con respecto de trabajadoras embarazadas, gozando de esa específica salvaguarda desde el inicio del embarazo hasta la suspensión del contrato por el acceso a prestaciones de maternidad, riesgo en el embarazo, adopción o acogimiento o paternidad, si bien la nulidad igualmente se predica si el despido se produce en el período de disfrute de tales prestaciones.

Y esa especial protección de las embarazadas frente a los despidos alcanza incluso al supuesto en el que la decisión resolutoria del contrato por parte del empleador se produce desconociendo éste la condición de gestante de la empleada despedida, pues así lo determinó el Tribunal Supremo en su sentencia de 28 de noviembre de 2017, al considerarse que la protección de la mujer embarazada introducida por la citada Ley 39/1999 se lleva a cabo sin establecer requisito alguno sobre la necesidad de comunicar el embarazo al empresario o de que éste debiera tener conocimiento de la gestación por cualquier otra vía.

Sin embargo, hasta fecha bien reciente, restaba un supuesto en el que la indicada nulidad no alcanzaba a las decisiones extintivas del contrato adoptadas por el empleador con respecto a trabajadoras embarazadas: el caso en el que la trabajadora era cesada por el empleador por no superación del período de prueba.

El artículo 14 del Estatuto de los Trabajadores es el regulador del período de prueba. Prevé que la duración del período de prueba de un contrato podrá estipularse en el mismo, y en su defecto será de aplicación el plazo previsto convencionalmente, fijándose límites máximos de dicho período atendiendo a la categoría del trabajador o a la naturaleza del contrato. Durante dicho período el empleador, sin verse obligado a especificar causa alguna y sin preaviso, puede desistir del contrato cesando al trabajador por estimar no superado el período de prueba. Tal desistimiento no tiene naturaleza de despido y por tanto sus efectos extintivos sobre el contrato no implican obligación de resarcimiento económico.

No han sido pocos los intentos de trabajadoras embarazadas, cesadas en el período de prueba, que han reclamado la nulidad de tal decisión empresarial invocando la nulidad de despido en base a lo dispuesto en el art. 55 del Estatuto de los Trabajadores. Sin embargo, tales demandas no prosperaban puesto que esa protección de la trabajadora, sí contemplada en el período de vigencia del contrato posterior al período de prueba, no era extensible al período mismo, debiendo obtener la declaración de nulidad de esa decisión extintiva en base a otras causas (vulneración de derechos fundamentales o fraude de ley), lo que hacía recaer en la trabajadora reclamante el deber de acreditar que la decisión empresarial se debía precisamente a su condición de embarazada, ardua tarea teniendo en cuenta en que el desistimiento empresarial durante dicho período no precisaba causa.

Sin embargo, tal situación ha sido totalmente alterada con la modificación introducida en el art. 14 del Estatuto de los Trabajadores por el artículo 2, punto cinco, de la Ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. Se modifica el punto 2 del citado artículo 14 estableciendo expresamente que la resolución empresarial en el período de prueba será nula en el caso de las trabajadoras embarazadas, en iguales términos que el resto de las trabajadoras, salvo que concurran motivos no relacionados con el embarazo o maternidad.

Este cambio legal no impide al empresario el cese durante el período de prueba, pero invierte la carga de la prueba, presumiéndose nulo el desistimiento del empresario si no acredita que tal decisión está motivada por causas ajenas a la propia condición gestante de la empleada. Con ello, en el caso de las trabajadoras gestantes, se subvierte el carácter acausal clásico del desistimiento empresarial en el período de prueba, cercenando desde la ley la sospecha de que el cese de tales contratos se debía al conocimiento empresarial de la condición gestante de la empleada al incorporarse al puesto.

Iñaki Esnal

Letrado de la Asesoría Jurídica de Mutualia

Actividades subacuáticas

ekfb
ekfb

Consejos para disfrutar con un buceo seguro

Dentro del grupo de federaciones que agrupa la Unión de Federaciones Deportivas Vascas-Euskal Kirol Federazioen Batasuna también se encuentra la modalidad de actividades subacuáticas. Y en estas líneas, como siempre, vamos a informar de algunas recomendaciones para su práctica y a ofrecer unos consejos para el desarrollo de un deporte acuático que tiene su tirón y está cada vez más extendido. El buceo proporciona relax, mejora la confianza, ayuda a controlar el estrés, mejora las habilidades físicas y aumenta la capacidad pulmonar. Es siempre conveniente realizar un curso de iniciación con las pruebas teóricas y prácticas, además del necesario reconocimiento médico. Antes de sumergirte se recomienda ponerse a tono en cuanto a la agilidad a la hora de hacer distintos movimientos, por lo que se suelen hacer unos estiramientos previos. Es una modalidad en la que, además de estar bien preparado físicamente, hay que estarlo en el aspecto mental. Y es que para bucear siempre hay que conservar la calma y la paciencia para disfrutar cada segundo. No se debe de olvidar que, al hacer una inmersión, en el caso de que ocurra algún contratiempo, el miedo, los nervios y el no sentirse con seguridad, pueden ir en contra. Hay que tener claro que el cuerpo humano no está acostumbrado a la presión y a sus alteraciones en la profundidad del mar. Así que siempre es necesario saber controlar la respiración y conocer a la perfección cómo funciona el equipo de buceo, a la vez que se deben de tener en cuenta todas las recomendaciones que nos ofrezcan para disfrutar sin cometer imprudencias, y de la mejor manera, de una modalidad muy especial y enriquecedora.

La práctica de Actividades Subacuáticas está regulada por ley, por lo que se solicita un reconocimiento médico para los buceadores deportivos y recreativos. Para bucear con total seguridad hay que completar un curso homologado de aprendizaje, que incluye esa prueba médica. Nunca se debe bucear sin haber realizado este curso, ya que el cuerpo no está habituado a la presión que hay en la profundidad del mar, que es la causa de contratiempos. Y es que dentro del agua, por el peso del equipo de buceo y merced a la densidad existente, cualquier tipo de movimiento cuesta más esfuerzo, y todavía más si hay que afrontar alguna complicación. Por ello, antes de bucear, se debe haber seguido ese entrenamiento físico del que insistimos con anterioridad para preparar el cuerpo. Se disminuye así el riesgo de sufrir calambres por la fatiga muscular y se fortalecen la zona lumbar, las piernas y los glúteos. También son muy recomendables los ejercicios para fortalecer los músculos de la espalda, de la zona abdominal y los brazos.

Otro de los consejos que os trasladamos es bucear en compañía y sin estar demasiado alejados. Saber comunicarse con los compañeros debajo del agua es necesario para confirmar que todo marcha bien. Para aquellas personas que se estrenan en el buceo es mejor hacerlo en aguas tranquilas y templadas, con poco oleaje y sin corrientes, en aguas poco profundas y con buena visibilidad. Y recordar que aunque buceemos con nuestro traje neopreno, si el agua está demasiado fría con respecto a la temperatura corporal, también existe el riesgo de padecer hipotermia. Debemos analizar siempre cómo se encuentra el estado de la mar, que cambia en función de cada zona y de la época en la que se vaya. Además de los atractivos que se ven durante la inmersión, hay que tener en cuenta todos estos aspectos que os indicamos para practicar un buceo seguro.

Es una obviedad que contar con un equipo completo y en perfecto estado resulta primordial para practicar este buceo seguro que promulgamos desde estas líneas. Antes de bucear, hay que comprobar que no se tiene problema alguno. Es bueno hacer un repaso al traje de neopreno, las gafas de buceo, las aletas, el regulador, el cinturón y las botellas de buceo, el reloj, la linterna… Para bucear seguro hay que respetar también los tiempos de ascenso según la profundidad y la duración de la inmersión. La velocidad en la que ascienden las diminutas burbujas a la superficie es una guía para saber que se está ascendiendo de una forma segura. El buceo, por tanto, es una actividad muy atractiva y especial que requiere de un óptimo estado de forma y de una formación teórica y práctica. ¡A disfrutar con sus sensaciones!

Entrevista a Andrés Perea, presidente del Colegio Oficial de Graduados/as Sociales de Gipuzkoa

¿Cuál es la función del Colegio de Graduados/as Sociales?

El Colegio de Graduado/as Sociales es el órgano representativo coordinador y ejecutivo de los graduados sociales colegiados que lo integran, en sus modalidades de ejerciente libre, ejerciente de empresa y no ejerciente.

Se trata de una corporación de derecho público con personalidad jurídica propia y sujeto a la ley de colegios profesionales, cuya finalidad es la defensa de los intereses profesionales de los mismos.

Los graduados sociales, tras realizar estudios universitarios de cuatro años, deben de estar inscritos en el Colegio, ya que, para ejercer la profesión de graduados sociales, así como para poder representar ante los juzgados, es necesaria la colegiación.

El Graduado Social, como asesor jurídico y económico en materia social y empresarial, es experto en relaciones laborales, recursos humanos y derecho laboral y de la seguridad social. También puede intervenir en procesos judiciales dentro del ámbito laboral y de la seguridad social.

¿Cuál es el papel del graduado social en la actualidad? ¿Cuáles son los temas más demandados?

El papel del graduado social está regulado en el Real Decreto Ley de 17 de agosto de 1925, por lo que podemos decir que es el nacimiento de la profesión.

En cuanto a los temas que tratan y resuelven, estos son tan extensos y complejos como las relaciones laborales e interpersonales. De forma resumida, se puede decir que se interviene en:

  • Vía judicial: representación ante los Tribunales de lo Social y ante la sala de los Tribunales Superiores de Justicia de procedimientos de carácter laboral y de justicia bien sea en representación de trabajadores o empresarios, así como entidades de carácter público o de carácter sindical.
  • Vía administrativa: representación ante inspección de trabajo, prestaciones sociales, reclamaciones previas.
  • INSS y Tesorería: solicitud y tramitación de pensiones de incapacidad, de invalidez, de viudedad, de orfandad, de jubilación, de maternidad, de paternidad, así como procedimientos de afiliación, cotización, reclamación de cuotas, ingresos o pagos, gestiones ante las unidades ejecutivas…
  • Prevención de riesgos laborales: asesoramiento y gestión en la prevención de riesgos mediante estudios y dictámenes.
  • Perito laboral y de la seguridad social
  • Servicios a empresas: gestión de una gran parte de las pymes en materia de seguridad social y laboral representando a las mismas ante organismos administrativos y judiciales.
  • Servicios a trabajadores: asesoramiento a los trabajadores y representación bien sea ante la administración o ante los juzgados, para la reclamación de cantidades, despidos y prestaciones.

¿Qué formación y servicios ofrece a sus colegiados/as?

Dentro de la actividad del colegio, se realizan diferentes actividades, que van desde cursos específicos a otros más generales, en los que se intenta dar una visión más global de derecho laboral. Entre los cursos que realiza el colegio estarían los relacionados con estos temas:

  • Extranjería
  • Novedades legislativas en derecho laboral y social
  • Derecho procesal
  • Jornadas de derecho laboral y de Seguridad Social. Estas jornadas las llevamos realizando desde hace ocho años y en las que durante dos días ponentes especializados dan su visión sobre el mundo del derecho laboral, generando debates interactuando todos los agentes desde sindicatos, inspección de trabajo, patronal, jueces y magistrados y por supuesto los graduados sociales.
  • Desayunos de trabajo que se realizan una vez al mes, abiertos a cualquier colegiado, para debatir sobre temas de actualidad o proponer consultas.

Dentro del asesoramiento y gestión laboral que realizáis, ¿cómo se aborda la gestión de riesgos en la empresa?

Como profesionales en derecho de trabajo y de la seguridad social, somos adecuados para emitir informes para ver si se cumplen las normas legales en materia de prevención. En esta misma dirección, colaboramos en los planes de igualdad para cumplir los protocolos sobre acoso por razón de sexo o laboral y en los planes de riesgos psicosociales. En estos temas no sólo se realiza un informe sino que realmente se llega a todo el tejido de la empresa, haciendo que tanto la empresa como los trabajadores vean tanto la importancia de la prevención de los riesgos laborales como la importancia de la igualdad y no discriminación entre hombres y mujeres.

¿Qué han supuesto las nuevas tecnologías de los diversos organismos aplicadas a la gestión del graduado?

Las nuevas tecnologías han hecho que nuestro trabajo sea cada vez menos administrativo y más técnico, siendo conscientes de la evolución cada vez más rápida de la gestión, mediante métodos informáticos. Al mismo tiempo la administración está tomando medidas para que las nuevas tecnologías se implanten entre la administración y el administrado.

¿Cuáles son los próximos retos del Colegio?

Los retos más importantes en este momento, son que la sociedad visualice al Graduado Social como un profesional experto en todo lo concerniente al trabajo y seguridad social, y la necesidad por parte de las empresas del cumplimiento de la legislación vigente. Por otra parte, añadiríamos que desde el colegio se está ofreciendo en la actualidad un servicio de orientación jurídica gratuita en materia laboral, seguridad social y extranjería.

CONSULTA JURÍDICA OCTUBRE 2019

Si un trabajador por cuenta ajena agrario causa baja médica por enfermedad  común o accidente no laboral en el mes que no está en activo, habiendo cotizado en el mes anterior, ¿tiene derecho a percibir prestación o subsidio de  Incapacidad Temporal?

El articulo 256 de la Ley General de la Seguridad Social regula la acción protectora de los trabajadores incluidos en el sistema especial de trabajadores por cuenta ajena agrarios.

Este artículo señala:

“1. Los trabajadores incluidos en el Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Ajena Agrarios tendrán derecho a las prestaciones de la Seguridad Social en los términos y condiciones establecidos en el Régimen General de la Seguridad Social, con las peculiaridades que se señalan en los apartados siguientes.

2. Para el reconocimiento de las correspondientes prestaciones económicas será necesario que los trabajadores se hallen al corriente en el pago de las cotizaciones correspondientes a los períodos de inactividad, de cuyo ingreso son responsables.

3. Durante los períodos de inactividad, la acción protectora del sistema especial comprenderá las prestaciones económicas por maternidad, paternidad, incapacidad permanente y muerte y supervivencia derivadas de contingencias comunes, así como jubilación.

(. . .)

5. Durante la situación de incapacidad temporal derivada de enfermedad común y en los términos reglamentariamente establecidos, la cuantía de la base reguladora del subsidio no podrá ser superior al promedio mensual de la base de cotización correspondiente a los días efectivamente trabajados durante los últimos doce meses anteriores a la baja médica.”

Por tanto, el nivel de protección de los trabajadores incluidos en el Régimen Agrario es similar al de los trabajadores incluidos en el Régimen General, no obstante existen una serie de diferencias que conviene tener presentes y que hace que no sea de aplicación la normativa establecida para la prestación de IT en el Régimen General.

Estas diferencias se concretan en:

1.- Para poder percibir la prestación de IT, derivada de enfermedad o de accidente no laboral, es preciso que se encuentre en periodo de actividad en la fecha en que se inicie la enfermedad común o se dé el accidente no laboral.

2.- Se debe cumplir con el requisito de hallarse al corriente en el pago de las cuotas correspondientes a periodos de inactividad, sin que sea aplicable el mecanismo de invitación al pago (en este sentido hay alguna sentencia discrepante)

3.- No cabe el abono de pago delegado de la prestación de IT

4.- Durante la situación de IT derivada de enfermedad común, la cuantía de la base reguladora del subsidio no puede ser superior al promedio de la base mensual de cotización correspondiente a los días efectivamente trabajados durante los últimos 12 meses previos a la baja médica.

Entrando al caso que se nos plantea, hemos de tener en cuenta que es preciso que el trabajador se encuentre en periodo de actividad en la fecha en la que se inicie la enfermedad común o se produzca el accidente no laboral para tener derecho a la prestación de IT.

Este requisito ha sido establecido por nuestros Tribunales y ha sido reiterado en numerosas ocasiones.

En concreto la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 13-04-2009 (RJ 2009/3829) cuyo criterio reitera el mismo Tribunal en sentencia de 16 de julio de 2013  mantiene los siguientes razonamientos:

 1) la finalidad de la prestación de incapacidad temporal es sustituir la percepción de rentas de trabajo, por lo que el requisito de prestación de servicios en la fecha de la contingencia ha de referirse a una situación de actividad o trabajo efectivo retribuido y no a una fase de latencia de la relación individual de trabajo;

 2) además de contrariar el canon de la interpretación finalista, la tesis de la sentencia recurrida violenta «el sentido propio de las palabras», porque «los períodos de prestación de servicios no equivalen a la vigencia de un contrato de trabajo, que puede tener durante su existencia períodos en los que no hay prestación efectiva de trabajo ni percepción de salarios, como ocurre en los supuestos suspensivos del artículo 45 del Estatuto de los Trabajadores ( RCL 1995, 997)  y en los períodos de inactividad dentro de un contrato fijo discontinuo»STS 26-5-2003 ( RJ 2003, 4372)  , citada); y

 3) la exigencia en el Régimen Especial Agrario del requisito de prestación efectiva de servicios en la fecha de la contingencia incapacitante viene a cumplir el mismo papel que en el Régimen General de la Seguridad Social desempeña el requisito de alta, teniendo en cuenta que en aquel Régimen Especial el requisito de alta no se atiene a las vicisitudes de la actividad laboral, al mantenerse «en determinadas condiciones» la inscripción en el censo «durante los períodos de inactividad de los trabajadores agrarios (art. 45.1.4ª del Reglamento de actos de encuadramiento aprobado por RD 84/1996 ( RCL 1996, 673, 1442)  )» (STS 26-5-2003 , citada).

La siguiente cuestión que se ha suscitado en nuestros Tribunales es si a raíz de esta interpretación es preciso que el trabajador esté prestando servicios en el día en el que se produce la situación de baja para poder tener derecho a la prestación.

Nuestros Tribunales han matizado el concepto aplicando una interpretación flexible, entendiendo que concurre el requisito cuando se prestan servicios continuados para la empresa, por existir  una relación laboral vigente, por cuanto lo que se pretende es que la cobertura de la incapacidad temporal se refiera a periodos de actividad laboral, en los que precisamente como consecuencia de esa incapacidad hay una imposibilidad de trabajo con la correlativa perdida de salarios ( TS 16-07-2013, TSJ Murcia  19-12-13  y 10-12-13, 23-04-07, 26-05-08, TSJ Granada 27-02-07).

Pero la interpretación no puede ser tan amplia que se entienda que se da la exigencia por el mero hecho de estar incluido en el sistema especial agrario sin prestar servicios por cuenta ajena porque, tal y como señala la sentencia del TSJ Murcia de 09-10-98, se estaría supliendo una deficiencia de ingresos inexistente y este no es el espíritu de la norma.

En esta línea el TSJ de la Comunidad Valenciana considera, en su sentencia de 18-02-2005, que la relación laboral no está viva cuando no constan cotizaciones por jornadas reales en el mes de la baja.

Esta sentencia señala en su Fundamento de derecho segundo “el requisito legal no es haber cotizado, sino estar trabajando en la fecha de la incapacidad temporal”

Por tanto, a tenor de la jurisprudencia señalada no es suficiente que existan cotizaciones en el mes inmediato anterior a la fecha de la IT por enfermedad común sino que el trabajador se ha de hallar en un periodo de actividad en la fecha de la baja.

En Conclusión para poder acceder a la prestación de incapacidad temporal derivada de enfermedad común o accidente no laboral no solo es preciso haber realizado cotizaciones en el mes inmediato anterior al proceso de IT sino que es preciso que el trabajador se hallé en un periodo de actividad en la fecha de la baja.

José Antonio Prieto

Letrado de la Asesoría Jurídica de Mutualia

MUTUALEX SENTENCIA OCTUBRE 2019

Sentencia

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia Islas Canarias nº725/2019 de fecha 01 de julio de 2019 (rec.441/2019).

El tribunal aborda la nulidad, procedencia o no, del despido de un trabajador en situación de incapacidad temporal bajo la premisa alegada de discriminación por discapacidad.

El trabajador en su defensa entendía que la causa subyacente del despido radicaba en su situación de enfermedad y por ello era extensible su catalogación de discapacidad alegando que el mismo es discriminatorio. El Tribunal de Instancia entendió que el despido era improcedente pero negaba la existencia de discriminación por discapacidad no procediendo por tanto la nulidad del mismo.

El Tribunal Superior de Justicia recoge como motivo de censura jurídica del demandante la infracción del art. 55 del E.T. en relación con el art. 14 CE, alegando que la causa principal de su despido radica en el periodo de IT iniciado dos meses atrás, siendo esta razón discriminatoria por considerarse que esta enfermedad integraba una discapacidad.

El criterio citado en esta sentencia es el mantenido por el Tribunal Supremo de fecha 15 de marzo de 2018, al entender que el mero hecho de que el despido se produzca estando el trabajador en situación de incapacidad temporal no hace que el mismo devenga nulo por vulnerar los art. 14 y 15 de la CE, sino que la nulidad puede producirse y alegarse en distintos supuestos como ejemplo:

-Cuando la enfermedad se ha empleado como elemento estigmatizador con independencia de si afecta o no a la capacidad de trabajo.

-Cuando se constate que la empresa apercibió de despido si el trabajador no abandonaba el tratamiento médico descrito.

-Cuando la enfermedad pueda calificarse de discapacidad, siendo este último supuesto el más postulado en la actualidad.

Se establece en la sentencia que la respuesta se encuentra en la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social (RDLegislativo 1/2013, de 29 de noviembre) en su artículo 4.1, al señalar como tales, “aquellas personas con deficiencias físicas,…….., previsiblemente permanentes que al interactuar con diversas barreras impide su participación plena y efectiva en la sociedad,” siendo esta una definición que se ajusta a las directrices europeas (Directiva  2000/78) y que en ningún caso se acomoda al supuesto analizado, estableciendo la inexistencia de una automaticidad en la calificación de discapacitado por el mero hecho de encontrarse incapacitado totalmente para desempeñar su trabajo durante esa situación de incapacidad, que ya propiamente viene calificada de temporal.

Por tanto, no es posible incardinar una baja temporal en un supuesto de discriminación gravado con la calificación de nulidad, a no ser que entren en valoración los criterios solventados ya a nivel europeo sobre el concepto de discapacidad.

Maria Urizar

Letrada de la Asesoría Jurídica de Mutualia

Encuentro científico, social e institucional sobre el ictus

Con motivo del Día Mundial del Ictus (29 de octubre), Freno al Ictus celebra junto a la Sociedad Española de Neurología (SEN), el Grupo de Estudios de Enfermedades Cerebrovasculares (GEECV) de la SEN y el apoyo institucional del Senado de España, una jornada divulgativa bajo el lema “Encuentro científico, Social e Institucional sobre el ictus” con el objetivo de analizar desde diferentes perspectivas el impacto de la enfermedad y aspectos específicos como la importancia del control de los factores de riesgo, el impacto económico y social y sus implicaciones para la política sanitaria. Además, se abordará como el movimiento asociativo y la sociedad civil representan el primer eslabón en la prevención y lucha contra la enfermedad, mejorando la situación del ictus en nuestro país.

Según datos de la Fundación Española del Corazón, solo en España se producen alrededor de 125.000 ictus al año, y cada 15 minutos muere una persona como consecuencia de ello. La prevención sigue siendo la herramienta más eficaz para prevenir esta enfermedad. Para ello nos recuerdan que es fundamental practicar un estilo de vida saludable: alimentación cardiosaludable, ejercicio y abandono del tabaco.  

Reconocimiento de Euskalit 5S al área de Hospitalización de Pakea

El pasado día 24 de octubre Mutualia recibió la visita de Euskalit para llevar a cabo una evaluación 5S del área de Hospitalización de la Clínica Pakea.

Después de varios años de mejora y mantenimiento, el equipo formado en la actualidad por tres profesionales de Mutualia decidió ser evaluado por Euskalit, para poder medir el estado de la implantación. Tras cuatro horas de duración del proceso en el que se repasaron todas las zonas, se elaboró un informe muy positivo dando una puntuación de 75 sobre 100 y el reconocimiento de Euskalit al área. Un nuevo reconocimiento para Mutualia, que se une a los ya conseguidos en otras áreas de la organización.

“Casi un 30% de las lesiones que recibimos en los servicios de urgencias de la mutua son traumatismos de mano”

Mañana, 24 de octubre, el Hospital de Alta Resolución de Mutualia (Vitoria-Gasteiz) acoge la jornada “Manejo de heridas traumáticas”. Charlamos con Francisco García Bernal, cirujano plástico de Mutualia, presidente de la sección de cirugía plástica y reparadora Academia de Ciencias Médicas de Bilbao (ACMB), que participa en una de las actividades formativas del programa en la que abordará el manejo de heridas complejas.

Muchas veces asociamos la cirugía plástica a las operaciones de estética. Pero García Bernal nos recuerda que el título oficial es Cirugía Plástica reparadora y Estética, aunque la verdad es que “muy pocos cirujanos plásticos nos dedicamos a la reparadora”, puntualiza.

¿Nos podría ampliar el concepto que tenemos de cirugía plástica?

La cirugía plástica se define como una especialidad un poco inabarcable, porque se dedica a la reposición de tejidos que faltan. Los tejidos pueden faltar como consecuencia de la extirpación de un tumor, por un accidente, a consecuencia de una enfermedad congénita, como consecuencia de unas secuelas de quemaduras…por lo tanto el campo que abarca el cirujano plástico es amplísimo: desde reconstrucción genital, reconstrucción de manos, piernas, de secuelas faciales…hoy por hoy la gente se va especializando en campos más concretos.

En mi caso, llevo casi 20 años dedicándome principalmente a patología mano-muñeca, nervios y microcirugía. Y en un porcentaje menor a la reconstrucción de cáncer: otorrinos que quitan partes de tejidos afectados por el tumor y yo los reconstruyo con técnicas de microcirugía, por poner un ejemplo.

En el campo de la cirugía de mano y muñeca, ¿cuáles son las patologías más frecuentes relacionadas con el ámbito laboral?

Las patologías más frecuentes son amputaciones parciales de puntas de dedo, producidas por máquinas. El paciente pierde un fragmento de dedo y hay que llevar a cabo una reconstrucción. Si la pérdida es pequeña, se puede reconstruir con tejidos del dedo, pequeños trasplantes locales, y si la pérdida es mayor estamos hablando de técnicas de microcirugía como pueden ser reimplantes o como puede ser trasplantar un dedo de cada mano.

Menos frecuente, pero también habitual son los casos de traumatología: lesiones de tendones o de fracturas.

Y hay una parte muy importante que nos está ocupando la cirugía de mano es el tema de las enfermedades profesionales producidas por mecanismos de repetición.

Casi un 30% de las lesiones que recibimos en los servicios de urgencias de la mutua son traumatismos de mano.

¿Qué tipo de trabajos pueden ocasionar enfermedades profesionales producidas por mecanismos de repetición?

Trabajos en cadenas de producción, por ejemplo, en las que los operarios realizan el mismo gesto durante jornadas de 7-8 horas. Apretando tuercas, moviendo piezas de un sitio a otro, embotando conservas… Recuerdo una anécdota: durante una época había llegado el pescado más duro y tuvimos una epidemia de tendinitis, porque los trabajadores forzaban la muñeca para pelar el pescado.

La jornada abordará el manejo de heridas traumáticas. ¿Se dan con mucha frecuencia?

Entre que hoy en día existe mayor conocimiento  y manejo de antibióticos, lo cierto es que ver heridas infectadas no es muy habitual. La tasa de infección en quirófano y en medios normales es muy baja. Y el tratamiento, aunque hay muchas pomadas y apósitos que la industria se empeña en promocionar y vender, lo que les decimos a los pacientes es que las heridas tienen que estar limpias y secas: que se laven con agua normal y que se seque bien. Agua, desinfectante y una tirita o apósito suele ser el remedio que cura las heridas en el 90% de los casos.

Lo que vemos en cirugía plástica son heridas complejas que no evolucionan bien. El ser humano tiene la capacidad de cicatrización para recuperar sus heridas, pero a veces esas heridas no evolucionan bien y ahí es donde entra la cirugía plástica para la reconstrucción.

¿Es siempre necesaria la cirugía?

No siempre, pero a veces, la pérdida de sustancia que tiene el paciente o por el aspecto de la herida sabes que eso no va a evolucionar bien, o esa herida te deja un tendón o articulación al aire, y eso no puedes esperar a que cure porque la articulación del tendón se puede perder y pierde su función. Son situaciones donde merece realizar una intervención para que ese tendón o articulación estén bien protegidos y el paciente conserve su rodilla, su codo o su mano. Curiosamente, en cirugía plástica decimos que el tamaño no importa, porque puede ser una herida muy  grande, pero con buen aspecto y  que es fácil de solucionar técnicamente, y puede ser una herida muy pequeña con una estructura muy importante debajo, como puede ser una articulación de un pulgar o un nervio expuesto y que requiere una compleja operación para tapar un defecto por ejemplo de 2 centímetros.  

La jornada que se celebrará el próximo día 24 será una actividad formativa que reunirá a profesionales, y en la que se expondrán casos clínicos.

Presentaremos algunos casos reales y expondremos cómo los hemos manejado. Y también hemos dado opción a que los asistentes traigan sus propios casos e incluso presentaremos algún caso que está sin concluir, para que los participantes puedan aportar su experiencia, sus opiniones. La idea es que la gente del público debata directamente con el auditorio cómo abordaría cada uno el caso clínico que se presente.

¿Qué aporta el intercambio de experiencias entre profesionales?

La idea de esta jornada es que sea multidisciplinaria en la que intercambiar distintos puntos de vista, porque “cuando eres martillo todos son clavos”. Es decir, si eres cirujano plástico solo piensas en cirugía, y de vez en cuando nos vienen bien tener el punto de vista del personal de enfermería que se dedica a hacer curas a domicilio, esas unidades de hospitalización a domicilio que están continuamente manejando heridas crónicas, que nos enseñan y nos aportan su punto de vista y experiencias. Creo que es importante organizar jornadas multidisciplinares para aprender de otros especialistas y salir de tu zona de confort.