MUTUALIA Y CRUZ ROJA SE UNEN PARA IMPULSAR EL VOLUNTARIADO CORPORATIVO

Mutualia y Cruz Roja han firmado un acuerdo de colaboración para promover el voluntariado corporativo. La iniciativa surge a través del grupo Boluntalia, que nace con el objetivo de sensibilizar y promover entre las personas de Mutualia otras realidades a través del voluntariado corporativo.

El voluntariado corporativo lo conforman aquellas actividades promovidas y apoyadas por una empresa, con la finalidad de involucrar y hacer participar libremente a sus empleados -a través de la dedicación de su tiempo, capacidades y talento- en causas, proyectos y organizaciones sin ánimo de lucro.

Gracias al acuerdo suscrito, Cruz Roja irá trasladando al Equipo Boluntalia diferentes actividades en las que colaborar, que no requieren un perfil profesional determinado y en las que cualquier persona podrá tomar parte. Actividades, entre otras, como acompañamiento a personas con discapacidad, mayores sin familias, campaña del juguete, apoyo en eventos, alfabetización digital para mayores o parejas lingüísticas.

El remo, un complemento recomendable

ekfb

Ya se aproxima la parte más álgida de una temporada más de remo, un deporte muy enraizado entre nosotros y que tiene siempre mucho seguimiento, ya sea en su práctica o entre aquellas personas que acuden a presenciar las regatas que proliferarán durante este verano en el Cantábrico. Muchos deportistas están integrados en los clubes vascos de Arkote, Bermeoko A. E., Orio, Donostia Arraun Lagunak, Deustuko Arraun Taldea, Hernaniko A. E., Getxoko Arriluze, Getariako A. E., Hondarribi, Hibaika, Mundakako A. E., Mutriku, Kaiku, Lutxana, Itsasoko Ama, Ilunbe, Isuntza, Kaiarriba A. E., Ondarroa, Zumaia, Zierbena, San Pedro, Santiagotarrak, San Nicolás, Tolosaldea, Pasai Donibane Koxtape, Raspas del Embarcadero, Zarauzko A. E. o Ur Kirolak. Todos ellos proponen uno de los ejercicios físicos más completos, ya que el remo logra activar la mayor parte de la musculatura del cuerpo. Desde esta sección de la Unión de Federaciones Deportivas Vascas-Euskal Kirol Federazioen Batasuna, os trasladamos que con el remo se gana resistencia física, a la vez que se refuerza el sistema cardiovascular y se reducen los niveles de estrés.

Es, además, un deporte que se puede practicar al aire libre e indoor, ya que también existen las máquinas de remos que son una muy buena opción para el entrenamiento, sin llegar a comprometer la espalda ni las articulaciones. Quienes eligen la práctica del remo pueden perder kilos, quemar calorías y mejorar en gran medida su condición física. Y es que es una modalidad en la que se activa todo el cuerpo. Los brazos, el tronco, la cadera y las piernas se fusionan en un movimiento que hace trabajar el corazón, los pulmones y la mente según el rendimiento que uno estime.

Los músculos del cuerpo se estiran y contraen con un amplio grado de movimiento con este tipo de actividad. Además, el ejercicio físico que se lleva a cabo, por ejemplo en los citados aparatos de remo indoor, es ideal para aquellas personas que precisan de rehabilitación tras una lesión. Y a diferencia de otros entrenamientos aeróbicos, como puede ser correr, decidirse por el remo indoor supone un bajo impacto para las articulaciones que están dañadas. Es también beneficioso para trabajar la coordinación, la flexibilidad y el equilibrio. Hay quien hace remo porque también es un complemento recomendable para otro tipo de deportes como el ciclismo o la natación. Puede realizarse durante cada temporada para no perder la forma, o incluso a la vez que se realiza otra actividad física, para evitar los desequilibrios entre los diferentes grupos musculares.

Cada vez está más extendido ejercitar el cuerpo en la máquina de remo, idónea cuando se quiere trabajar varios grupos musculares a la vez, o potenciar la resistencia física, la flexibilidad y la fuerza, así como mejorar la movilidad de diferentes articulaciones. El remo involucra a una gran parte del cuerpo y permite ejercitar tanto la parte superior como la inferior. Por ejemplo, los brazos realizan un movimiento incesante de flexión y extensión, por lo que se trabaja toda la musculatura, incluida la de los hombros. Lo mismo pasa con las piernas, al ejercitar los músculos de las pantorrillas, los muslos, las nalgas y las caderas. El remo también fortalece y tonifica el tronco superior, ya que tanto los hombros, como el pecho y la espalda están completamente implicados en el movimiento. Es, además, un excelente ejercicio de resistencia, quema grasa y es muy beneficioso para el funcionamiento del corazón y para el sistema circulatorio. Al implicar la movilidad al mismo tiempo de numerosos grupos musculares, mejora la circulación sanguínea de todo el cuerpo y previene de enfermedades que puedan comprometer a la salud cardiovascular. Una sesión intensa de remo puede quemar hasta 125 calorías en únicamente un cuarto de hora, o unas 500 calorías en una hora. Otra de sus ventajas es que descarga adrenalina, aumenta la cantidad de endorfinas y alivia tensiones, por lo que ayuda a reducir nerviosismo y el estrés.

Eso sí, como se puede comprobar en una regata de traineras, competirlo al máximo nivel requiere de un gran sacrificio. Este deporte trabaja muchos grupos musculares a través de un movimiento amplio. Las rodillas, caderas, brazos y hombros muestran una rotación de 90 a 130 grados en cada palada, más de la que se da en la mayoría del resto de actividades aeróbicas. Como es de bajo impacto, es más asequible para las rodillas que el resto de actividades que desarrollan la fuerza en las piernas. Es época de regatas. Pueden ir a verlas en las muchas localidades vascas donde se organizan, y también pueden probar el remo indoor. Ya sea para las traineras masculinas o femeninas, habrá quien algún día dé el salto al mar.

Otra gran empresa que confía en Mutualia: GKN Driveline Zumaia

gkn

El Grupo GKN Driveline es líder mundial en el suministro de sistemas y soluciones de transmisión en la industria de automoción. Presente en 22 países y con 46 centros  productivos, las plantas de fabricación de Zumaia y Legazpi con sus 550 personas en plantilla se han asociado a  Mutualia desde  el 1 de mayo para  la cobertura de contingencias profesionales.

Le avalan 79 años de historia, siendo su origen la empresa Ayra Durex fundada en Eibar en 1.940.

Si existe hoy un sector industrial competitivo ese es el de  automoción, pero una fuerte apuesta por la Industria 4.0 y una forma de hacer bastante diferente al resto, les ha servido para obtener un galardón por su competitividad de la propia multinacional británica a la que pertenecen.

También, recientemente, han recibido el certificado de reconocimiento a su modelo de promoción de la salud en el trabajo.

​Driveline, en el sector automoción, hace referencia a la división que engloba líneas de transmisión, motores eléctricos, diferenciales y controles de par.

Mutualia tendrá un nuevo hospital en Bilbao

nuevo-hospital-mutualia-bilbao


Mutualia ha llegado a un acuerdo con la empresa Construcciones Murias S.A., para adquirir el edificio que va a construir entre las calles Barrainkua y Heros de Bilbao, y que una vez finalizado, se convertirá en su nuevo hospital de referencia para Bizkaia.

  • Con una superficie de 6.000 m2 será el mayor y más avanzado centro sanitario de Euskadi destinado a la atención de las personas trabajadoras.
  • Se estima que las obras comenzarán en agosto de 2019 y que el inicio de la actividad sea una realidad en diciembre de 2021.

Este proyecto, que cuenta con el visto bueno del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, supone una inversión de más de 30 millones de euros y la compra del edificio será realizada con cargo al Patrimonio Histórico de Mutualia. El hospital contará con una superficie de 6.000 metros cuadrados donde se ofrecerán todos los servicios que actualmente se prestan en su Clínica Ercilla, como urgencias, cirugía ortopédica y traumatológica, unidad de mano, rehabilitación, hidroterapia, radiodiagnóstico, medicina interna, hospitalización, etc. y, además, se trasladará parte de la actividad que actualmente se presta en su sede de Henao, como el control de la contingencia común y otras prestaciones.

Se estima que las obras comenzarán en agosto de este mismo año y que el inicio de la actividad se realizará en diciembre de 2021, una vez finalizado el traslado desde la actual Clínica Ercilla, donde quedaría concluido también su proceso de venta.

Desde este nuevo Hospital de Mutualia se atenderá a las más de 200.000 personas protegidas en Bizkaia, prácticamente el 45% de la población trabajadora del Territorio Histórico y se convertirá en el centro hospitalario de mayor capacidad y más avanzado de Euskadi destinado a la atención de las personas trabajadoras.

mutualia-health

UN PASO MÁS EN LA OBLIGATORIEDAD DE LOS RECONOCIMIENTOS MÉDICOS

reconocimiento medico

Uno de los  pilares sobre el que descansa nuestra doctrina, es el derecho a la integridad física de los trabajadores y a una adecuada política de prevención de riesgos laborales, que el articulo 4.2 ET consagra como uno de los derechos labores básicos, imponiendo así al empresario la obligación de garantizar una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo. 

OBLIGATORIEDAD DE LOS RECONOCIMIENTOS MEDICOS

Son ya distintas sentencias del Alto Tribunal las que analizan en profundidad la ejecución de estos principios, en relación con el cumplimiento de la obligación recogida en el artículo 22.1LPRL, por la que el empresario garantizará a los trabajadores la vigilancia periódica de su estado de salud en función de los riesgos inherentes a su trabajo. 

Así, junto con el análisis previo que ya se realizó en su día por esta mutua de la completa sentencia del TS de fecha 16 de junio de 2015, añadimos la emitida por el Alto Tribunal en fecha 7 de marzo de 2018. 

Ambas, versan sobre la obligatoriedad de realizar reconocimientos médicos, asentando doctrina y admitiendo su encaje constitucional, cuando están vinculados a la certeza de un riesgo o peligro en la salud de los trabajadores o de terceros, o en sectores en los que es necesaria esa protección frente a riesgos específicos y actividades de especial peligrosidad, negando en cambio esa posibilidad cuando únicamente está en juego la salud del propio trabajador sin el añadido de un riesgo o peligro cierto objetivable. 

La primera de ellas, recoge el caso de personal de las brigadas rurales de emergencia que se dedica a la extinción de incendios forestales, y la segunda a vigilantes de seguridad y escoltas. 

En estas sentencias se advierte una dicotomía, por un lado, la necesidad del consentimiento del trabajador para llevar a cabo estos reconocimientos, y por otro, la obligatoriedad del cumplimiento empresarial de vigilar la salud de sus trabajadores, sin colisionar con el derecho a la intimidad (art.18 CE) esgrimido ni con otros bienes jurídicos protegidos, como es el derecho a unas condiciones de salud y seguridad que permitan garantizar un trabajo sin riesgos para terceros, entendiendo por ello, estos reconocimientos como imprescindibles. 

Un nuevo caso se analiza en la sentencia del TS de fecha 21 de enero de 2019,  donde se recoge lo anteriormente comentado, aplicándolo al colectivo de conductores de transporte público, a nadie escapa la necesidad perentoria de aplicar los preceptos recogidos en el art. 22.1 LPRL, al resultar imprescindible verificar si el estado de salud de estos trabajadores pueden constituir un peligro no sólo para sí mismo, sino para los demás trabajadores y terceros afectados. 

La oposición principal esgrimida en contra, se basa en la necesidad de concurrencia de proporcionalidad, entre imposición obligatoria de estos controles y la injerencia en el derecho fundamental a la intimidad, resultando curioso, que para ello se utilice la misma doctrina del TC recogida en las sentencias del TS arriba referenciadas, por ello decimos, que se ha dado un paso más en la valoración de esta materia por parte de los Tribunales, dado que, invocando la misma doctrina, el resultado es contradictorio, resultando de aplicación la contradicción a fortiori, es decir con mayor motivo, con mayor justificación, con mayor razón ha de primar, en este caso en concreto, la doctrina expuesta, dado el mayor nivel de intensidad y gravedad en este supuesto que hoy se valora al afectar a trabajadores que conducen autobuses de transporte público de pasajeros. 

La última cuestión que se analiza en la sentencia, es la conjunción que esta materia tiene con la concesión y mantenimiento de los permisos de conducción, es decir, si la exigencia de sometimiento periódico a un reconocimiento médico para la renovación de la licencia, hace innecesario que la empresa imponga otros exámenes médicos adicionales, la conclusión a la que se llega es que la finalidad de este tipo de reconocimiento, a los meros efectos de renovación de una licencia administrativa, no valora el desempeño concreto de un puesto de trabajo por tanto no tienen en cuenta los riesgos laborales que en el mismo pueden concurrir, sin que puedan utilizarse de manera sustitutiva. 

María Urizar 

Letrada de la Asesoría Jurídica de Mutualia 

Trabajadoras y trabajadores autónomos deberán comunicar los partes de accidente a través del sistema Delta

Desde el 1 de enero de 2019, los trabajadores autónomos han comenzado a cotizar de manera obligatoria por Contingencias Profesionales. Esto significa que reciben una protección integral por parte de la mutua, tanto en caso de enfermedad común como en situaciones de accidente de trabajo o enfermedad profesional.

Obligación comunicación de los partes de accidente a través del sistema Delta



Por lo tanto, a partir de ahora, si un trabajador autónomo sufre un accidente de trabajo, tanto con baja como sin baja, tendrá que realizar obligatoriamente el Parte de Accidente y comunicarlo a través del sistema Delta.


https://delta.empleo.gob.es/Delta2Web/info/faq/faq.pdf

¿Cómo se deben cumplimentar los Partes de Accidente de Trabajo de trabajadores autónomos?



· Trabajadores autónomos con asalariados: si la persona accidentada es el autónomo debe dar el parte como si fuera un autónomo sin asalariados. Si se accidentan sus asalariados, se debe dar el parte como un trabajador cualquiera del Régimen General.

· Trabajadores autónomos sin asalariados: en los partes de los autónomos sin asalariados no hay que rellenar el Código de Cuenta de Cotización (CCC) y hay que activar dentro del Parte de Accidente de Trabajo la opción de Autónomos sin asalariados.


¿Me pueden sancionar si no presento los Partes de Accidente?


Sí, puesto que es una infracción que puede ser sancionada por la Inspección de Trabajo (Art. 11 y 12 R.D. Legislativo 5/2000).

Publicada Guía registro jornada por el Ministerio de trabajo

Tras la publicación del Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo, de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo, la Dirección General de Trabajo ha recibido diversas consultas en materia de registro de jornada.

Guía sobre el registro de la jornada

 El Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, por ello,  ha elaborado un manual  con el fin de facilitar la aplicación práctica de la norma, en el que se recogen criterios, a mero título informativo, en relación con este deber formal empresarial, sin perjuicio de la interpretación de la norma que corresponde a los Juzgados y Tribunales del orden social.

CONSULTA JURÍDICA MAYO 2019: INCAPACIDAD TEMPORAL, JUBILACIÓN PARCIAL y VACACIONES

consulta

¿Cómo se calculan las vacaciones no disfrutadas en la situación de jubilación parcial cuando se ha estado en IT antes y después de acceder a la citada jubilación?

consulta

La primera cuestión a tener en cuenta es que, en la situación de jubilación parcial, el/la trabajador/a sigue en activo y de alta en el Sistema de la Seguridad Social, puesto que sigue prestando sus servicios laborales (aunque sea en un porcentaje de jornada inferior) y sigue viva la relación laboral con su correspondiente cotización (artículo 215.2.g) de la Ley General de la Seguridad Social en relación con la disposición transitoria 10ª de dicha Norma), por tanto, con su derecho a las correspondientes vacaciones, reconocido de forma genérica en el artículo 38.1 y 2 del Estatuto de los Trabajadores.

La primera cuestión a tener en cuenta es que, en la situación de jubilación parcial, el/la trabajador/a sigue en activo y de alta en el Sistema de la Seguridad Social, puesto que sigue prestando sus servicios laborales (aunque sea en un porcentaje de jornada inferior) y sigue viva la relación laboral con su correspondiente cotización (artículo 215.2.g) de la Ley General de la Seguridad Social en relación con la disposición transitoria 10ª de dicha Norma), por tanto, con su derecho a las correspondientes vacaciones, reconocido de forma genérica en el artículo 38.1 y 2 del Estatuto de los Trabajadores.  

Respecto al disfrute de las vacaciones coincidentes con un período de incapacidad temporal, dicho derecho ha seguido un devenir de modificaciones sucesivas por los Tribunales hasta llegar a la regulación actual, en que el/la trabajador/a tiene derecho a disfrutar dichas vacaciones, una vez que finalice su situación de incapacidad temporal, siempre que no hayan transcurrido más de 18 meses a partir del final del año a que correspondan dichas vacaciones.  

El Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea marcó la línea y criterio a seguir en su sentencia de 20 de enero de 2009 estableciendo que, si la baja se prolongaba hasta el final del año sin haber podido disfrutar las vacaciones, el/la trabajador/a tenía derecho a disfrutarlas en el año siguiente, este criterio ha sido traspuesto por el Tribunal Supremo a través de su sentencia de 27 de abril de 2010, confirmando que quien inicia una situación de incapacidad temporal antes del período vacacional establecido en la empresa tiene derecho a la asignación de un período nuevo, si llega al final del año sin haber podido disfrutar de las vacaciones. 

En relación con la situación de jubilación parcial surge la cuestión, de si las vacaciones a las que tienen derecho, lo son en proporción a la jornada parcial que desarrollan y por tanto, en número inferior de horas, o por el contrario, al ostentar el/la trabajador/a a tiempo parcial los mismos derechos que el/la trabajador/a a tiempo completo, en base, al art. 12.4d) del Estatuto de los Trabajadores, el mismo derecho cabe atribuir respecto de la Jubilación parcial, teniendo en cuenta que, la misma norma señala que tales derechos lo serán en función del tiempo trabajado, pero, ¿qué se entiende por tiempo trabajado? ¿las horas que se trabajan en un año?, o ¿el año y los días que proporcionalmente corresponden a 365 días?  

Respondiendo a dicha cuestión, diremos que, dado que el período vacacional tiene un carácter claramente anual, la referencia para el cálculo de su período será el año y los días que lo componen y no las horas efectivamente trabajadas cada día.  

Así, si se prestan todos los servicios correspondientes a ese año, se tendrá derecho al total de las vacaciones anuales.  

Por lo tanto, y en virtud de lo dispuesto en el artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores, todos los/las  trabajadores/as tienen derecho a un mínimo de 30 días naturales de vacaciones al año, con independencia del tipo de jornada que realicen, ya sea ésta parcial, reducida o completa, correspondiendo a un trabajador con una jornada parcial los mismos días de vacaciones que a un trabajador con jornada completa.  

Y a ello no obsta el hecho de que un trabajador jubilado parcial desarrolle el tiempo del 25% de su jornada en un período concentrado de unos meses, ya que lo que lleva a cabo es la prestación de todos los servicios del año que debe realizar, acumulándolos y concentrándolos en dichos meses, pero figurando en activo y con la cotización correspondiente durante todo el año.  

Por tanto, el período a disfrutar es el que corresponda por convenio al año, al igual que un trabajador a jornada completa, aunque desarrolle una jornada parcial, y concentre el tiempo anual de prestación de servicios en unos meses determinado.  

María Urizar 

Asesoría Jurídica de Mutualia 

MUTUALEX SENTENCIA MAYO 2019: COMPENSACIÓN DE VACACIONES NO DISFRUTADAS EN INCAPACIDAD TEMPORAL

sentencia-judicial

Compensación en metálico de las vacaciones no disfrutadas derivadas de procesos de IT cuando existe extinción laboral

sentencia-judicial

En esta sentencia se analiza la procedencia de compensar en metálico aquellos supuestos en los que se encuentra un trabajador que está en situación de incapacidad temporal en la fecha pactada para el disfrute de las vacaciones, y que no llega a reincorporarse al trabajo por reconocimiento de la situación de incapacidad permanente total para su profesión habitual, momento en el que se inicia el cómputo del plazo de prescripción para el ejercicio de la acción de reclamación de la cantidad correspondiente.

La conjunción de periodos de incapacidad temporal y periodo vacacional ha dado lugar a distintos bandazos jurisprudenciales, concluyéndose, mediante declaración del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, tras la cuestión prejudicial planteada, en el derecho del trabajador a disfrutar de sus vacaciones en fecha distinta a la de la incapacidad temporal, no siendo sustituible por una compensación económica según establece el art. 38.1 ET.

La sentencia referenciada recoge la excepcional posibilidad de compensación en metálico de las vacaciones no disfrutadas, en contra del criterio generalista que impone que, si el trabajador no hace uso de la vacación dentro del año natural, no sólo pierde el derecho a disfrutarla en la anualidad siguiente, sino que tampoco resulta posible percibir una remuneración dineraria a cambio de la falta de disfrute, al ir en contra del derecho que asiste a todo trabajador al reposo necesario para recuperar el desgaste físico y psicológico producido por la actividad laboral.

Dicha excepción, descansa en el requisito de haber finalizado la relación laboral, de manera previa a que el trabajador haya tenido ocasión de hacer uso de ese derecho al descanso, en ese caso, es posible obtener una compensación económica en virtud del concepto de vacaciones anuales no disfrutadas.

Por tanto, este excepcional derecho a solicitar una posible compensación económica, no nace hasta que se extingue la relación laboral, no siendo hasta ese momento cuando cabe entender que pueda iniciarse el cómputo del plazo para ese ejercicio, siendo que el plazo de un año del art. 59.2ET se computará desde el día en que la acción se pueda ejercitar, dado que, en el caso concreto que se plantea en la sentencia, el trabajador concatena varios periodos de IT que se demoran a lo largo de casi tres años, periodos en el que el contrato está suspendido, y no es, sino hasta la atribución de una incapacidad permanente en grado de total, cuando finaliza la relación laboral, iniciándose en ese momento, la posibilidad de ejercitar la acción de compensación, no computándose el inicio del plazo al final de cada año natural, dado que, la relación laboral se encontraba suspendida y no extinguida.

María Urizar

Asesoría Jurídica de Mutualia