Intervención quirúrgica en clínica privada para eliminar presbicia e hipermertropia con astigmatismo no impide derecho a percibir prestación de incapacidad temporal

EL Tribunal Supremo en sentencia de 8 de enero de 2020 reconoce el derecho de la demandante a percibir la prestación de incapacidad temporal tras sometimiento voluntario en una clínica privada a una operación de ambos ojos consistente en extracción de cristalino con implante de lentes intraoculares al objeto de eliminar la presbicia y la hipermetropía con astigmatismo padecida, aunque dicha intervención no está comprendida en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud. Señala la Sala 4ª del TS que la hipermetropía, astigmatismo y presbicia son, según la Organización mundial de la salud OMS, enfermedades de la visión que hasta ahora sólo podían ser tratadas con gafas (prótesis) si bien en la actualidad se pueden tratar con cirugía ocular, sin que el hecho de que el tratamiento quirúrgico no esté incluido en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud y que las comunidades autónomas en el ejercicio de sus competencias propias, no puedan incluir tal tratamiento entre los que incorpora su propia cartera de servicios, impida considerar que se está en presencia de un verdadero tratamiento médico de enfermedades oculares y ante una situación incapacitante para el trabajo que nadie discute con motivo de la intervención que por lo tanto concluye el TS tiene que tener efectos prestacionales conforme al art. 169.1 a) LGSS, que exige que exista una situación incapacitante y que se esté recibiendo tratamiento médico, sin que la referencia a la asistencia sanitaria deba entenderse como la prestada por la propia Seguridad Social de manera directa.

Como declara el Supremo “la asistencia sanitaria a la que se refiere el precepto está dirigida a garantizar el control de la situación incapacitante y del adecuado tratamiento recuperador por parte de los servicios públicos de salud. De esta forma, son estos servicios los únicos competentes para emitir los correspondientes partes médicos de baja, de confirmación de la misma y de alta; de suerte que lo decisivo no es si, ante una situación de enfermedad, el tratamiento sea o no financiado por los servicios públicos de salud, sino si de tal enfermedad y tratamiento se deriva una situación incapacitante para el trabajo a juicio de los servicios públicos de salud quienes, a través de sus prescripciones facultativas controlarán la concurrencia del requisito incapacitante según lo previsto reglamentariamente”

Finalmente el Tribunal aclara que la situación no es comparable con la de la STS 21-02-2012 (Rec. 769/2011), por cuanto allí se trataba de una intervención de cirugía estética que, por ende, no guardaba ningún tipo de relación con aspecto alguno de la salud de la trabajadora que hubiera hecho aconsejable la misma. Por ello la Sala entendió que estaba en presencia de una cirugía puramente estética, excluida del sistema de la sanidad pública y cuyas consecuencias derivan de una decisión personal que nada tenía que ver con la salud; por ello, la Sala entendió que faltaba el requisito objetivo de la necesidad de asistencia sanitaria pues ni hubo complicaciones derivadas de la cirugía, ni patología alguna ligada con la misma; por lo que entendió que tal tipo de intervención estética y su recuperación implicaban unos costes que no debían ser asumidos por el erario público.

Diferente es la situación que se contempla en el caso objeto de pronunciamiento en la sentencia que se analiza “en el que la trabajadora padecía una patología ocular configuradora de enfermedad que tiene diferentes tratamientos, alguno de los cuales -singularmente los más avanzados y modernos- no están cubiertos por el sistema nacional de salud. Ello no impide que voluntariamente el enfermo pueda recurrir a ellos a sus expensas, pero las consecuencias temporales incapacitantes derivadas de tales tratamientos que requieren asistencia sanitaria configuran, sin dificultad, la situación protegida por el artículo 169.1 a) LGSS, siempre y cuando el control de dicha situación se lleve a cabo por los servicios médicos públicos competentes.”

Susana Castaños

Letrada de la Asesoría Jurídica de Mutualia

Deporte en casa

En unos tiempos complicados por la crisis del coronavirus en las que todas las competiciones deportivas de todo tipo, como las dependientes de las distintas Federaciones Vascas, están suspendidas a fin de evitar contagios, desde la Unión de Federaciones Deportivas Vascas/ Euskal Kirol Federazioen Batasuna, os animamos a practicar deporte en vuestros domicilios hasta que pase este periodo de confinamiento.

Ahora mismo, el ejercicio en casa es una manera de realizar deporte que muchas personas están descubriendo al no poder acudir a los gimnasios, al aire libre o a los clubes de las distintas modalidades que se practican. Y así está ocurriendo estos días con muchas personas adaptándose a la situación, primero, tras encontrar el espacio idóneo en el domicilio para para conseguir unos buenos resultados y mantener la necesaria forma entrenando en casa y estar así más activos.

Desde estas líneas os trasladamos la importancia de realizar ejercicios para intentar concienciar a las personas sobre la necesidad de practicar deporte en unos tiempos que a algunos le pueden llevar al sedentarismo. No queda otra que entrenar en casa y lo esencial es gestionar nuestro tiempo, marcando los momentos para cada día a la hora de hacer ejercicios o caminar en la medida que se pueda.

Algunos disponen de máquinas que les ayudan a ello, y sobre todo en nuestro entorno muchas personas tienen sus rodillos y bicicletas estáticas por la gran afición existente en el País Vasco al deporte del ciclismo. Os recomendamos llevar una rutina de entrenamiento y marcaros un horario de preparación diaria, con una disciplina y responsabilidad que os harán sentiros bien. Un calentamiento inicial es básico para preparar y poner a tono el cuerpo, esto es, desengrasar las articulaciones y los músculos para subir las pulsaciones del corazón antes de empezar con la sesión que cada uno se prepare. Unos clásicos, por ejemplo, para ganar fuerza son las flexiones, las planchas y abdominales, al fortalecer los brazos, el pecho, los hombros, la espalda y las piernas; o las sentadillas realizando un salto. También os recomendamos lo estiramientos, pesas y caminar, aunque entendemos que para esto último hay lugares reducidos, levantando las rodillas lo más cerca del pecho y que se pueda hacer en varias sesiones.

Además, ahora que algunos estáis descubriendo lo que es hacer deporte en casa comprobáis como es necesario respetar los tiempos y horarios para que cada persona pueda para mantenerse en forma. También hay quien ofrece entrenamientos personales y en familia a través de Internet. Estos entrenadores están disponibles a través de unas app, y preparan y envían programas de entrenamiento individualizado adaptada a las necesidades de cada persona con un listado de ejercicios y vídeos demostrativos. Estos profesionales responden también a dudas y ofrecen consejos concretos. Os recomendamos de nuevo, desde este artículo de la UFDV-EKFB, que dediquéis a vuestra rutina diaria en casa un tiempo que resultará gratificante para la actividad física, disminuyendo esos momentos de sedentarismo que han crecido bastante al tener que permanecer en nuestros domicilios todo el día. Deseamos que las personas se mantengan sanas y fuertes y, además, se traslada la opción de pasar un tiempo de una forma entretenida que agradezcan nuestros cuerpos. Y, sobre todo, deseamos que todos-as estéis bien y volváis a practicar el deporte de la forma en la que lo hacíais ante

UFDV-EKFB

CONSULTA JURÍDICA MARZO 2020

INCAPACIDAD TEMPORAL Y EXCEDENCIA VOLUNTARIA

Una empresa tiene una trabajadora en excedencia voluntaria con reserva de puesto de trabajo; recientemente se va a tener que reincorporar al trabajo y se encuentra de baja médica por contingencia común.

¿Procede el alta en seguridad social aun no habiendo ocupación efectiva a su puesto de trabajo? ¿Es compatible esa alta con la I.T.? ¿Conforme a qué base reguladora se le abonaría la prestación de I.T. si procediera?

La excedencia viene regulada en el artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores, Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, pudiendo ser forzosas o voluntarias

En el supuesto objeto de la consulta nos encontramos ante una excedencia voluntaria con reserva de puesto de trabajo.

Las excedencias voluntarias, por norma general no conllevan la reserva del puesto de trabajo, conservando la persona trabajadora solo un derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría a la suya que hubiera o se produjeran en la empresa. No obstante, el artículo 46.3 y 6 del Estatuto regula excedencias voluntarias con reserva de puesto (Cuidado de hijos .. de mayores…)

Ante la primera de las cuestiones hemos de señalar que, en los supuestos de excedencia con reserva de puesto de trabajo nos encontramos ante una causa de suspensión de la relación laboral, suspensión que vendrá delimitada por la solicitud de excedencia realizada por la persona trabajadora en la cual se hará constar una fecha de inicio y una fecha de fin.

Al vencimiento de la excedencia solicitada la trabajadora deberá reincorporarse a su puesto de trabajo ya que de lo contrario decaerá su derecho.

La segunda cuestión planteada, referente a cómo afecta el hecho de que la trabajadora esté impedida para el trabajo en el momento de la reincorporación tras la excedencia con reserva de puesto de trabajo.

En las situaciones de excedencia, el legislador ha querido que solo la excedencia forzosa constituya circunstancia que con arreglo al 166 de la Ley General de la Seguridad Social pueda ser considerada como asimilable al alta “para determinadas contingencias” con el alcance y condiciones que reglamentariamente se establezcan. 

 Por lo tanto, no es asimilable al alta la situación de excedencia voluntaria y de lo que se trata ahora es de examinar cuál debe ser el momento en el que ha de reunirse el citado requisito en relación con la prestación por incapacidad temporal por contingencias comunes. 

 El artº.172  de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS), determina quiénes son los beneficiarios de la prestación y en cuanto a los requisitos para ser beneficiario de la prestación de Seguridad Social, nos remite al 165.1 del mismo texto legal, por lo que implica la necesidad de cumplir con la condición general según la cual, para causar derecho a la prestación de incapacidad temporal entre otras circunstancias va a ser necesario estar afiliados y en alta en el régimen o en situación asimilada al alta, cuando  sobreviene  la contingencia o situación protegida salvo disposición legal expresa en contrario. 

Tras el examen de las normas de aplicación vamos a tener que analizar cuál es la interpretación que ha venido dando la Jurisprudencia y recientemente la sentencia de 12.12.2018 del Tribunal Supremo recaída en el recurso de casación número 4142/2016, nos recuerda que la protección del sistema de la Seguridad Social se dispensa cuando el trabajador acredita la necesidad de recibir asistencia sanitaria y está impedido por el trabajo y no cabe duda de que el hecho causante de la prestación se produce cuando se actualiza la eventualidad protegida, siendo en dicho momento en el que la ley exige el cumplimiento de los requisitos que condicionan el acceso a la prestación. 

 Las normas legales exigen el cumplimiento y la concurrencia de todos y cada uno de los requisitos para el acceso a la prestación entre los que se encuentra el impedimento para trabajar, por lo tanto, solo al tratarse de trabajadores que están en disposición de trabajar cabra examinar si la enfermedad o el accidente le producen la imposibilidad de hacerlo. 

 La dinámica de la prestación de incapacidad temporal exige partir de la fecha de la baja, como determinante para el nacimiento del derecho, pero solo si existe una pérdida de retribuciones debidas a la inactividad ocasionada por las dolencias incapacitantes. 

 De otro modo, no cabe entender que se haya producido una verdadera baja médica puesto que, con independencia de la constatación del estado de salud del trabajador, carece de relevancia verificar una imposibilidad para trabajar, de quien no se haya en activo, ni en disposición de hacerlo, por lo que difícilmente puede aceptarse que el hecho causante se fije en un momento en el que no hay prestación efectiva de trabajo y percepción de salarios. 

 A juicio del Tribunal Supremo, la dinámica de la prestación de IT exige partir de la fecha de baja que va a ser en líneas generales la determinante para el nacimiento del derecho cuando efectivamente, exista una pérdida de retribuciones debida a la inactividad ocasionada por las dolencias incapacitantes. 

Pero difícilmente se va a poder aceptar que el hecho causante se fije en un momento en el que no hay prestación efectiva de trabajo, ni percepción de salarios, la situación protegida no va a nacer hasta el momento en el que el trabajador se  debe incorporar a  su actividad y  ésta se ve imposibilitada por razón de incapacidad temporal, por lo que la efectividad de la prestación no va a poder reconocerse hasta que no se acredite la concurrenciade todas las condiciones exigidas en el artº. 165 de la LGSS.

 Nos encontramos con una prestación de tracto sucesivo, los requisitos para lucrar la misma han de cumplirse el día a día, lo que significa que si en  la fecha de reincorporación a su puesto tras la excedencia se cumplía  el requisito del alta a partir de dicha fecha, no discutiéndose que falte ningún  otro requisito  distinto, la trabajadora ha de ser considerada en situación de IT, siendo este día el primero de la baja, puesto que con él comienza la imposibilidad de prestar el servicio del que en principio es deudora en virtud de su reanudado contrato de trabajo. 

 Por tanto, el proceso de Incapacidad Temporal comenzará el mismo día en el que se incorpore tras el fin de la excedencia con reserva de puesto por ser en esa fecha cuando, además de precisar asistencia sanitaria, la trabajadora se halla impedida para la realización de su trabajo y el médico de atención primaria librará un parte de baja.

La tercera cuestión que se plantea es determinar conforme a qué base reguladora se abona la prestación y este respecto hemos de estar a lo establecido en el artículo 13.3 del Decreto 1646/1972 el cual establece que la base reguladora de la prestación, si el trabajador ingresa en la empresa en el mismo mes en que se inicia la incapacidad, se tomará para el cálculo de la base reguladora la base de cotización de dicho mes, dividida por los días efectivamente cotizados.

Susana Castaños

Letrada de la Asesoría Jurídica de Mutualia

MUTUALEX SENTENCIA MARZO 2020

Los funcionarios interinos no tienen derecho a recibir indemnización al terminar su contrato.

EL Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en una reciente  sentencia de 22 de enero de 2020 avala la normativa española y niega que estos trabajadores temporales tengan un trato menos favorable que los funcionarios de carrera, puesto que ellos tampoco reciben ninguna compensación económica en caso de que sean cesados de su puesto. Se suma así al criterio que también emitió en marzo pasado el Tribunal Supremo, tratando de zanjar una polémica que precisamente se inició con una sentencia favorable por parte de la Justicia Europea en el famoso caso De Diego Porras, cuando en un primer momento Estrasburgo abogó por una indemnización a esta interina, lo que puso en entredicho esta norma laboral española, que posteriormente fue corregida.  

El supuesto de hecho que permite al tribunal pronunciarse responde al caso de una trabajadora, que estuvo empleada en el Ayuntamiento de Madrid como funcionaria interina para una plaza de oficial de jardinería desde 2005 hasta 2013, cuando fue cesada porque su puesto fue cubierto por un funcionario de carrera, demandó al Ayuntamiento de Madrid y pidió que se le abonara una indemnización por cese a razón de 20 días de salario por año trabajado. La reclamación fue desestimada por el director general de Recursos Humanos del Ayuntamiento y  ante la demanda interpuesta,  el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Madrid solicitó al Tribunal con sede en Estrasburgo que dirimiera si era conforme a la normativa comunitaria en concreto, con la cláusula 4, apartado 1 del Acuerdo Marco sobre el trabajo de duración determinada, concluyendo  el Tribunal que debe interpretarse en el sentido de que no se opone a una normativa nacional que no prevé el abono de indemnización alguna a los funcionarios interinos, ni a los funcionarios de carrera cuando se extingue la relación de servicio, mientras que prevé el abono de una indemnización al personal laboral fijo cuando finaliza el contrato de trabajo por concurrir una causa objetiva

La sentencia concluye que «los funcionarios interinos, como la interesada, no reciben un trato menos favorable que los funcionarios de carrera ni se ven privados de un derecho que se confiera a estos, ya que ni los funcionarios interinos ni los funcionarios de carrera perciben la indemnización reclamada por la Sra. Baldonedo Martín». Así, considera que «en estas circunstancias», la legislación europea «no se opone a una normativa nacional que no prevé el pago de indemnización alguna por extinción de la relación de servicio ni a los funcionarios interinos ni a los funcionarios de carrera».

En este sentido, los jueces europeos sostienen que el despido de esta trabajadora interina no es «comparable» al de los trabajadores fijos, que sí tienen una indemnización de 20 días por año trabajado si se pone fin a su contrato, ya que se produce en un «contexto sensiblemente diferente». Para los primeros, las partes de una relación laboral determinada conocen, desde el momento en que se pacta, la fecha o el acontecimiento que determina su término, como fue el caso de la demandante, que fue nombrada funcionaria interina para una plaza de oficial de jardinería hasta que se produjera un acontecimiento concreto, es decir, hasta que esa plaza pasara a ser ocupada de forma permanente mediante el nombramiento de un funcionario de carrera. En cambio, la extinción de un contrato fijo tiene lugar al producirse circunstancias que no estaban previstas y, por ello, la indemnización tiene por objeto compensar el carácter imprevisto de la ruptura de la relación de trabajo, según explica el fallo al que ha tenido acceso este periódico y que se ciñe al criterio recomendado en octubre pasado por el abogado general de la Corte.

La segunda cuestión que plantea el juzgador nacional al tribunal europeo parte de la premisa según la cual el personal laboral temporal empleado en el ayuntamiento de Madrid a quien se aplica el ET, percibe, al finalizar el contrato de trabajo, la indemnización equivalente a 12 días de salario por año de servicio prevista en el artículo 49, apartado1,letra c) del Estatuto, tampoco ante esta situación el tribunal considera que la normativa comunitaria se oponga a una normativa nacional que no prevé el abono de  indemnización alguna por cese  a los funcionarios interinos, mientras que al personal laboral temporal se le concede una indemnización al finalizar el contrato de trabajo.

Susana Castaños

Letrada de la Asesoría Jurídica de Mutualia

DÍA MUNDIAL DEL SUEÑO

El 13 de marzo se celebra el Día Mundial del Sueño, iniciativa impulsada por la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM) que tiene por objetivo sensibilizar e informar a la población sobre los trastornos del sueño y la importancia de una buena calidad de sueño sobre la salud. 

El lema de este año es “Mejor sueño, mejor vida, mejor planeta”. Dormir es una función biológica esencial para nuestro organismo, tan necesaria como alimentarse de forma saludable o hacer ejercicio físico habitualmente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dormir aproximadamente 8 horas cada noche para cumplir con nuestro ciclo completo de sueño. 

¿Conoces los beneficios de un sueño reparador? 

Cuando dormimos las horas suficientes y el sueño ha sido reparador, existen numerosos beneficios para nuestra salud que pasamos a enumerar. 

  • Retenemos mejor la información: Aumenta la capacidad mnemotécnica, ya que mientras dormimos nuestro cerebro trabaja y ordena lo procesado durante el día. 
  • Aumentamos la creatividad: cuando el cerebro está descansado, la producción de hormonas está equilibrada y facilita el funcionamiento de la memoria. 
  • Nos ayuda a combatirla depresión: durante el sueño se producen la melatonina y la serotonina. Estas hormonas contrarrestan los efectos de las hormonas del estrés (adrenalina y cortisol). 
  • Nos ayuda a perder peso: con un buen descanso nuestro metabolismo se acelera, por lo que el cuerpo puede quemar grasa con más facilidad. 
  • Envejecemos más lentamente, ya que el descanso propicia un aumento de nuestras defensas. 
  • Fortalecemos el sistema inmunológico: también gracias a la melatonina, la hormona que tiene efectos sobre nuestras células. 

MUTUALEX 98

mutualex
mutualex

Nuevo número del boletín de actualidad jurídica Mutualex. Disposiciones de interés general, publicadas en los boletines (B.O.E., B.O.P.V., B.O.T.H.A., B.O.B., B.O.G. y D.O.U.E.). Semana del 29 de febrero al 6 de marzo de 2020.